6 de noviembre de 2013

Dionisos

De nuevo vamos a hacer una crítica de un restaurante reservado a través de eltenedor.es. En esta ocasión viajamos por el Mediterráneo hasta Grecia para visitar el restaurante Dionisos. Se trata de una cadena de restaurantes griegos que está empezando en Madrid, pero creo que en Barcelona tiene una mayor presencia.


Nosotros fuimos al que se encuentra en Paseo de la Castellana, justo delante de la Torre Picasso. Pongo el mapa, porque la dirección que aparece en Google Maps poniendo la dirección del restaurante no es correcta. Es la flecha verde en el mapa:


El restaurante Dionisos dispone de una terraza exterior pero cubierta por el edificio y un interior diáfano diseñado en dos alturas. En cuanto llegamos el encargado se ocupó de recibirnos y situarnos en nuestra mesa, bastante amable y simpático. Merece la pena visitar el servicio, es muy original. Después de echar un vistazo a la carta nos decantamos por una degustación de aperitivos griegos y después pasaríamos directamente a los segundos platos.

Degustación de aperitivos griegos
El plato de aperitivos es bastante generoso, y viene acompañado por su correspondiente pan de pita. Imprescindible para poder disfrutar de las diferentes salsas, seguro que repites! Si no recuerdo mal, venía con hummus, tzatziki, taramosalata, falafel y hojas de parra rellenas de arroz, además del típico queso feta. Un plato muy recomendable si no quieres romperte la cabeza para elegir un entrante. 

Pan de pita
Para los segundos pedimos bastante variado, la primera foto es de un souvlaki de ternera, vamos una brocheta de ternera. Quizá la ración de carne no era excesiva, pero el plato se compensaba con la ensalada y la guarnición de patatas y verduras asadas. El punto y sabor de la ternera estaba bien, a lo mejor pecaba de ser un pelín dura. Pasable vaya.

Souvlaki de ternera
El siguiente segundo plato es un clásico de la cocina griega, la famosa moussaka. La ración es muy generosa, ya se ve en la foto. La primera impresión no era demasiado agradable, tenía pinta de estar recalentada a base de bien. Pero luego al comerla no daba esa impresión y era bastante decente. De todos modos, no es la moussaka uno de mis platos preferidos. Puede que en esta ocasión tuviera un exceso de bechamel.

Moussaka
Y pasamos por último al plato ganador, decidido por unanimidad: exohikó de pollo. Este nombre tan exótico se traduce al cristiano por “hojaldre griego relleno de pollo, queso y verduras”. La verdad es que podría ser un plato para compartir perfectamente. Después de los aperitivos comerse eso uno solo era una odisea. Venía acompañado por una salsa con cierto sabor a curry que le venía muy bien. También traía como guarnición patatas y verduras asadas.

Exohikó de pollo
Los postres nos dejaron un poco a medias. De hecho, ni siquiera hice fotos de ellos. Pedimos un helado de yogur griego y un sorbete de limón. No había mucho en la carta que llamara especialmente la atención. Desconozco si en la cocina griega hay gran variedad de postres o no.

Demostración de baile típico griego
Un punto muy positivo del restaurante Dionisos fue la demostración de baile típico griego, me pareció algo bastante original y que acerca un poco más la cultura al cliente. Este baile se hizo tanto en la terraza como en el interior del restaurante y me comentó el encargado que lo hacen los viernes para cenas y los domingos a la hora de comer.

Como nota negativa diría que el servicio se fue ralentizando a medida que fueron llenándose las mesas. Esperamos unos 15-20 minutos entre los entrantes y los platos principales. Y también hubo mucho tiempo de espera a la hora de tomar nota de los postres. Puede que estén empezando y todavía no esté la maquinaría bien engrasada. Cierto es que el encargado fue siempre muy agradable con nosotros y atendiendo siempre con una sonrisa.

Con la promoción del 30% de descuente de eltenedor.es salimos a unos 15 € por persona, lo cual me parece más que razonable. Si te apetece probar este tipo de cocina no es un mal sitio.

Dirección: Plaza Pablo Ruiz Picasso, Madrid - Web - Web El Tenedor

Puntuación sobre 10 puntos:
  • Variedad de la carta: 7
  • Calidad de la comida: 7
  • Originalidad de la comida: 8
  • Servicio: 7
  • Decoración del restaurante: 8
  • Situación: 8
  • Calidad / Precio: 8
  • TOTAL: 7

29 de octubre de 2013

Referencia 2: Asador Nuevo Porche

Para esta segunda referencia voy a presentaros el Asador Nuevo Porche. Un clásico en la zona de Barajas que presume de tener uno de los mejores cochinillos asados y gran calidad en las carnes. En esta primera ocasión tiramos de entrecotte de vaca. Ya volveremos para degustar el lechón...


Podéis encontrar más información en su página web y en la página de El Tenedor, donde podréis reservar con un 50% de descuento.

Actualización: como ya avisé, volvimos para probar el cochinillo. Y muy bien eh, recomendable y para repetir. Para muestra esta foto:


1 de agosto de 2013

Referencia 1: El Urogallo

Voy a iniciar una serie de entradas que llamaré "referencias". No se trata de críticas completas de restaurantes sino que son una o dos fotos y un pequeño comentario del restaurante, simplemente para darlo a conocer.

Empezamos esta serie con El Urogallo. Se trata de un restaurante que tiene 3 emplazamientos diferentes; en el Paseo de la Florida, en la Casa de Campo y en Pozuelo de Alarcón. Únicamente puedo dar opinión de este último. Tiene una gran terraza dividida en dos ambientes, uno más formal con mantelería de tela y otro más pensado para raciones. La carta que tiene cada ambiente es también diferente.

Pulpito de Pedrero con Aceite y Pimentón
La ración de pulpo es realmente generosa y bien puede ser compartida por más de 4 personas. El precio del pulpo es 23€, cosa que me parece muy razonable teniendo en cuenta la calidad y la cantidad. Hay otras muchas raciones que son recomendables, os invito a que probéis la aplicación que tienen para ir calculando el precio de la cuenta.

26 de julio de 2013

A Solaina

Os hago llegar la crítica del Restaurante A Solaina. Está situado en la Calle Sor Ángela de la Cruz 22, en la zona de Cuzco y muy cerca ya del túnel que pasa por debajo de Bravo Murillo. Pongo un mapa para facilitar la situación.


Como se puede deducir por su nombre y su logo con la Cruz de Santiago se trata de un restaurante gallego y siguiendo la tradición los platos que más destacan son los pescados y mariscos, aunque también se pueden encontrar buenas carnes a la brasa.

Alfombra de entrada al restaurante
Como hemos comentado antes el restaurante se encuentra en una zona muy animada tanto a la hora de comer por la cantidad de oficinas como por la noche, puesto que hay bastantes sitios para luego tomarse una copa. Digamos que es relativamente fácil aparcar, aunque siempre tendrás que dar un par de vueltas por las manzanas cercanas. Eso sí, si hay partido en el Bernabéu olvídate...

Entrada del restaurante y barra
El restaurante se encuentra dividido en dos alturas, por cierto no vi ninguna manera de que una persona en silla de ruedas pudiera subir al piso de arriba. El piso que queda a la altura de la calle se compone de un par de mesas bajas y algunas más con taburetes altos, además de la barra de bar. Esta zona está claramente pensada para tomar algo de manera informal y supongo que a base de raciones. La decoración está muy cuidada y llama poderosamente la atención las estanterías y la biblioteca que han simulado. Es muy curioso y da la impresión de no estar en un bar.

Mesas de planta baja y librería
Una vez subimos las escaleras y llegamos a la planta de arriba vemos que la decoración está aun más cuidada que en la parte inferior; los relojes colocados en la pared del fondo son muy curiosos. Las mesas se componen aleatoriamente de sillas o de sillas más un sofá tipo chester, algo bastante original y que hasta que te acostumbras parecen algo incómodos. Después están muy bien para recostarte en el respaldo y reposar la comida. También en esta segunda planta podemos encontrar un reservado con capacidad para unas 15 personas si no recuerdo mal.

Relojes en la planta superior
Vamos a ir dejando los aspectos meramente decorativos y pasamos a lo que de verdad importa, la comida. Para visitar A Solaina hicimos la reserva a través de la web de ElTenedor.es, gracias a ello pudimos disfrutar de un descuento de un 50% en la cuenta final, bebidas aparte. La única condición para que se pueda aplicar esta promoción es que se consuma por persona un primero y un segundo, o un segundo y un postre. Vamos, unas condiciones bastante habituales. En este caso éramos 3 personas y pedimos 2 entrantes, 3 segundos platos y 1 postre. Aclarar que si pides más primeros o más postres también te aplican la promoción.

Pulpo a feira
Como primer entrante pedimos, como no podía ser de otra forma, una ración de pulpo a feira. Y no defraudó, el pulpo estaba en su punto y la ración era más bien generosa. Además la presencia de las patatas no se llevaba la mayor parte del plato, como suele pasar en otros sitios. Quizá para mi gusto tenía demasiado pimentón, es que no soy muy fan, la verdad. En carta tenía un precio de 19 €. Cerca nuestro preparaban el último toque de muchos platos y pudimos ver que salían muchas raciones de pulpo a la brasa, el camarero nos indicó que era el plato estrella del restaurante. Era un tentáculo de pulpo de considerables dimensiones hecho a la brasa. Una mesa de unas 5-6 personas pidió una ración y acto seguido repitieron. Así que habrá que volver para ver si está tan bueno como dicen.

Calamares a la romana
Seguimos con los entrantes y nos encontramos con una ración de calamares a la romana. Y otro acierto para ser justos; se ve que la ración es abundante y la presentación más cuidada que en otros sitios. El calamar era de buena calidad y no tenía el típico hilillo de plashtilina que hace que te atragantes a la más mínima. Para 3 personas era una buena ración, tocamos a unos 5 o 6 calamares por persona.

Delicias de rape
Entramos poco a poco en los segundos platos. Arriba podéis ver unas delicias de rape, que como digo muchas veces "Algo que se llame delicias de .... no puede estar malo!". En este caso no se rompió la regla y el plato cumplió con las expectativas. De nuevo, una ración más que suficiente para una persona. El pescado estaba perfectamente rebozado y recién hecho. El típico plato que podría pedirse para niños, ¿no creéis?

Merluza a la gallega
Otro de los platos que no pueden faltar en todo buen restaurante gallego es la tradicional merluza a la gallega. En carta tiene un precio de 26 €. El camarero trae la merluza en la cazuela donde ha sido cocinada y, después de que le des el visto bueno o buenísimo, procede a emplatarlo en una mesita auxiliar que teníamos al lado. Las dos tajadas de merluza tenían un tamaño considerable y el sabor era muy bueno. Aparte de la patata también venían acompañando unos mejillones.

Mero con callos de bacalao
Llegamos ya al último plato, el de mi elección; mero con callos de bacalao. El que haya torcido el gesto al leer lo de los callos le aconsejo que primero los pruebe, están deliciosos!! Si te viene gustando el bacalao, claro está. La tajada de mero estaba cocinada en su punto y la salsa que la acompañaba tenía muy buen sabor. No recuerdo bien de qué era. Puede que la cantidad no fuera tanta como en otros platos, pero las patatas a lo pobre (que me fascinan) ayudaban a redondear un plato más que notable.

Flan de queso de tetilla
Finalizamos con un sólo postre, ya que los entrantes y segundos habían sido más que suficientes, elegimos un flan de queso de tetilla para seguir con productos gallegos. Obviamente era de elaboración casera y con una textura peculiar, bastante contundente. Del sabor al queso no sabría decir, no lo noté mucho. Buena presentación en cualquier caso.

Del servicio comentar que fueron muy rápidos y nos supieron asesorar en todo momento, con una actitud muy profesional. Ninguna queja al respecto. De hecho, al finalizar nos enseñaron el reservado para que lo pudiéramos conocer. En mi opinión A Solaina es un restaurante más que recomendable, siempre y cuando se haga la reserva con la promoción del 50%, en caso contrario me parecería algo caro.

Dirección - Teléfono: Sor Ángela de la Cruz 22, Madrid. 91 244 70 29 - Web - Web El Tenedor

Puntuación sobre 10 puntos:
  • Variedad de la carta: 8
  • Calidad de la comida: 9
  • Originalidad de la comida: 8
  • Servicio: 9
  • Decoración del restaurante: 10
  • Situación: 8
  • Calidad / Precio: 8
  • TOTAL: 8,5

5 de junio de 2013

19 de mayo de 2013

Gran Vía Uno - Trufa Blanca

Tomo la alternativa en este blog de manos del maestro fundador Raúl y qué mejor fecha para hacerlo que por la Feria de San Isidro. La plaza, de primera categoría: el restaurante GranVía Uno.
Esta vez nos ahorramos la publicidad de incrustar el plano de ubicación porque todos la conocéis. ¿Quién no ha paseado alguna vez por la Gran Vía de Madrid? Si no has tenido el placer de hacerlo, aparte de sugerirte que te des prisa, estoy seguro que la habrás visto en la televisión en multitud de ocasiones.
El caso es que puedes elegir la forma de llegar hasta este privilegiado lugar y plantarte en el centro del ruedo, en el corazón de Madrid.
A las 14:00 en punto suenan clarines y timbales y entramos en el restaurante. La primera impresión es inmejorable. Amplio y luminoso el reparto de los espacios parece perfecto: una barra alta y ancha a mano izquierda se enfrenta a un grupo de mesas en el lado opuesto. De la parte central salen unas escaleras hacia abajo pegadas junto a otras de menor tamaño que suben hacia un comedor con ventanal al fondo y que cuenta con otra gran barra y lo que parece una cocina. En esta parte se encuentra también un ascensor para facilitar la movilidad entre las distintas plantas de aquellos clientes que lo necesiten.
La decoración tiene un acentuado color oscuro, mezcla de distintas tonalidades de negros, marrones grises y marinos en paredes y suelos alternados con columnas y sillas claras. Lámparas y espejos y más lámparas salpican las paredes del local bien aliñadas con centros de plantas y cestas de atrayente fruta.

Imagen obtenida de la página del restaurante.

Después de una breve espera, una encargada nos conduce hasta nuestra mesa en la planta de abajo tras pasar por otro espacio, una especie de planta mezzanine con sofás y mesas bajas y un amplio bar que parece indicar un apartado de coctelería.

Imagen obtenida de restalo.es

En la planta baja abundan de nuevo las lámparas y los manteles blancos destacan sobre los sofás negros y los sillones granates.Al fondo parece haber un reservado cerrado en vidrio.
Tras tomar asiento, cómodos y elegantes, la encargada nos indica que estamos en el restaurante Trufa Blanca y que las plantas superiores corresponden al Gastrobar Coctelería GranVía Uno. Zass!! Revolcón nada más empezar.
Eso si, todo parece pertenecer al mismo grupo y además de local y decoración comparten gran parte de la carta.
Pero vamos a lo nuestro que tripa vacía, corazón sin alegría.
Para empezar nos sirvieron un aperitivo que parecía una ensalada fría moldeada. Se agradeció en cualquier caso.

De entrantes pedimos "Huevos fritos con trufa blanca de verano" (14,00 €), "Croqueta XL de carabinero con salsa de crustáceos y chips de puerro" (8,50 €) "Ensalada de tomate con pimiento rojo braseado, ventresca de atún y cebolletas dulce" (8,50 €).

La verdad es que pedimos los huevos presumiendo algo especial por llevar el nombre del restaurante y ... en eso se quedó todo. Dos huevos fritos aderezados con trufa por encima y poco más. El primer toro había sido manso y blando en el caballo.


La croqueta de carabinero estaba realmente deliciosa. Muy sabrosa, la salsa de crustáceos acentuaba aún más si cabe el mismo. Solamente un pero: le sobraba la X. Era una croqueta normal tirando a grande pero en ningún caso XL. Ante tal situación nos vimos obligados a pedir una segunda croqueta. El run-run de la plaza empezaba a ser cuanto menos inquietante.


La ensalada de tomate, pimiento y ventresca fue un gran acierto. Tras unas primeras dudas acerca de su aliño nos lanzamos a por ella. Generosa en tamaño, el sabor del tomate era más que aceptable y el pimiento, la ventresca y la cebolleta completaban el plato con una presentación y un sabor muy bueno.


Antes de analizar los platos principales me gustaría mencionar la elección del vino que hicimos.
Ante una carta no excesivamente amplia y con vinos muy parejos tanto en la tipología como en el precio, nos decidimos por un Pago de Carraovejas crianza de 2010. (41,00 €) 
De color púrpura y olor intenso, es un vino sedoso en la boca, ideal para acompañar los platos de carne elegidos. Si alguna vez paráis en Peñafiel - Valladolid- precioso municipio que orienta su vida a la cultura vitivinícola no dudéis en visitar esta o alguna de las otras muchas bodegas que caracterizan esta histórica villa- http://www.turismopenafiel.com/-.

El " Lomo alto de buey con patatas asadas y mantequilla de cebollino" (19,00 €) fue la estrella de la tarde. Tierno, jugoso y contundente, el acompañamiento cumplió más que de sobra su función ya que las patatas asadas sumaron mayor puntuación aún al plato, que por otra parte tenía un tamaño más que respetable. Oreja y vuelta al ruedo.


El "Magret de pato con piña, naranja y praliné de pistachos" (16,50 €) apareció bien presentado, con trapío. De nuevo la ración era abundante pero nada más empezar la faena se vio que no era lo que se esperaba.
El plato se sirvió frío, no tibio, lo cual provocaba que además de no poder degustar su verdadero sabor, generaba una desagradable sensación en la boca. Tuvimos que pedir que nos lo volvieran a traer.
Tras comprobar a través de anteriores opiniones que no era la primera vez que ocurría con ese mismo plato, sugeriría a los responsables un mayor cuidado a la hora de sacar los platos de la cocina. Salen los cabestros y el toro es devuelto a los corrales.


Aprovecho el momento para valorar la labor del personal del restaurante.
Lo cierto es que desde el primer momento que entras ves miembros del staff constantemente. No los conté pero me pareció un número bastante elevado. Lástima que la cantidad no significara, una vez más, calidad. Ninguno fue especialmente amable, algo que tampoco bajaría mucho la nota si no fuese porque la encargada de atender nuestra mesa era francamente ineficiente. Lenta e insegura, en todos y cada uno de los contactos que tuvo con nosotros tuvimos que recurrir a alguno de sus compañeros para solventar la situación. Primer aviso y pitos en el tendido.

"Chuletitas de cordero a la brasa con patatas confitadas con romero" (17,00 €). Plato ligero como suele ser habitual siempre que hablamos de chuletitas. La carne estaba bien y se notaba el toque de la brasa. En mi opinión, al plato le cabía al menos una chuletilla más pero ya he comentado que no es una cuestión exclusiva de este restaurante.


Terminamos con el "Secreto ibérico al carbón con puré de patata tenedor" (16,00 €). Pido disculpas porque la fotografía no es la mejor. El plato era correcto en cuanto a cantidad y presentación pero para mi gusto quedó algo seco, posiblemente por la espera en cocina hasta que fue servido en la mesa. El toro no termina de humillar.

Para terminar pedimos dos postres a compartir.
El "Brownie de chocolate con helado de vainilla" (4,50 €) fue otra muestra de la evolución de este postre en los últimos años.Todos los restaurantes lo tienen en su carta y todos le dan su toque personal. Hablando en primera persona, este concretamente no me convenció. Adornado con una naranja escarchada preferiría un bizcocho más contundente tanto en tamaño como en sabor.
En la "Tarta de manzana y crema inglesa" (4,50 €) no podemos negar su original presentación y riquísima base. Al menos en este caso si se salió del guión esperado.



Tras una larga espera nos dispusimos a pagar haciendo uso, gracias a Raúl, de la oferta de 50% - excluidas bebidas- de El Tenedor. Este sin duda fue el quite de la tarde ya que en un principio esperábamos bastante más de este local por todo lo que habíamos oído y leído. Pero ya se sabe que tarde de expectación, tarde de decepción. Creo recordar que con el descuento salimos a poco más de 30 euros por persona.

A lo que no se le puede poner ni un pero fue a la compañía y al magnífico día que pasamos. Dos orejas, rabo y pata y salida a hombros por la Puerta Grande.

Hasta la próxima.....

Dirección - Teléfono: Gran Vía, 1 Madrid. 91 532 3430 - Web

Puntuación sobre 10 puntos:
  • Variedad de la carta: 8
  • Calidad de la comida: 7
  • Originalidad de la comida: 7
  • Servicio: 6
  • Decoración del restaurante: 9
  • Situación: 9
  • Calidad / Precio: 6
  • TOTAL: 7,5

23 de abril de 2013

¿Sándwid?

Aunque forman parte de nuestra alimentación desde hace mucho tiempo, todavía hay confusión en la forma de escribirlo:


Un poco más de información acerca del sándwich en el enlace de la wikipedia.

16 de abril de 2013

Promoción 50%

En alguna ocasión he mencionado la web de eltenedor.es, creo que funcionan bastante bien y las ofertas que tienen son muy interesantes. Además es muy cómodo de usar, ni siquiera tienes que llamar al restaurante para reservar.


Pues bien, ahora han sacado una promoción mediante la cual te hacen un 50% de descuento en la carta de una gran cantidad de restaurantes, la mayoría de ellos son sitios en los que no hacen habitualmente descuentos. Podéis acceder a estos restaurantes desde este enlace. La promoción está disponible desde el 25 de abril al 5 de mayo.

Ya he fichado alguno de ellos!!

21 de marzo de 2013

New York Burger


Hoy vamos a conocer uno de los restaurantes americanos con más éxito de Madrid, New York Burger. En esta nueva "fiebre del oro" por comer hamburguesas algo más especiales este sitio se ha ganado una fama importante llegando incluso a competir directamente con el mítico Alfredo's Barbacoa, del cual no le separa ni 1 km de distancia. La dirección del restaurante es C/ General Yagüe, 5, aunque también han abierto recientemente un nuevo local en la C/ Recoletos, 4 que todavía no he tenido oportunidad de visitar.


El local no es excesivamente grande, sobre todo en su parte superior donde cuenta con unas 4-5 mesas (de 4 personas aproximadamente). En la parte de abajo sí dispone de algunas más pero tampoco es algo exagerado. Es por esto que resulta totalmente imprescindible reservar previamente para poder sentarse. La reserva puede hacerse por el método tradicional telefónico o usando su servicio de reservas en la web, mucho más cómodo y seguro ya que te envían un email y/o sms de confirmación de la reserva. Caso aparte merecen los fines de semana, debido a que es casi imposible conseguir una reserva. Intentad planificar el evento con varios días de antelación. Las mesas sí son bastante cómodas y amplias, al igual que las sillas. La decoración es bastante simple y minimalista haciendo varios guiños al metro y la ciudad de Nueva York.

Alitas de Pollo y Aros de Cebolla

Bueno, vamos a ir entrando en harina que seguro que las fotos ya las habéis relamido repasado, empezaremos con los entrantes. Como buen restaurante americano no pueden faltar los clásicos básicos que todos conocemos: aros de cebolla, alitas, nachos, fingers de pollo y queso, etc. No hay nada que sorprenda, son todos los que están y están todos los que son. 

En esta ocasión pudimos probar las alitas de pollo y los aros de cebolla. Las primeras muy muy bien, con un sabor a parrilla considerable, además la salsa estaba muy acertada porque no era demasiado fuerte. Los aros pues lo que son, ni bien ni mal. Si te gustan pídelos. De todos modos yo me quedo con los que ponen en el Tony Roma's, pero claro es que ya son otro cantar.

Carta de Hamburguesas

Como podéis ver en la foto la carta de hamburguesas es bastante extensa y puedes encontrar recetas bastante originales. Hay 4 tamaños para elegir, y dependiendo de esto se paga un precio u otro:
  • 160 gr que tiene un precio de 7,90 €
  • 250 gr que tiene un precio de 9,90 €
  • 350 gr que tiene un precio de 11,90 €
  • 500 gr que tiene un precio de 14,90 €
Todas ellas van acompañadas de guarnición, que puede elegirse entre:
  • Patatas fritas
  • Patata asada con queso crema, crema agria o mantequilla
  • Ensalada americana de col
También es posible elegir el tipo de pan!
  • Pan tradicional con semillas de sésamo
  • Pan rústico con semillas de amapola
  • Focaccia con aceite de oliva
  • Pan sin gluten (sólo para los dos tamaños más pequeños)
Hamburguesa Soho
Teniendo en cuenta las diferentes opciones que hay es casi imposible repetir la hamburguesa. Todas ellas tienen una pinta estupenda y es difícil fallar en alguna de ellas. La carne es de cebón (para mi gusto la mejor para hacer hamburguesas) y es asada en un horno de carbón. Enseguida se nota el modo de cocinar la carne , en cuanto muerdes la hamburguesa.

Hamburguesa Queens

Creo que todas o la gran mayoría de las hamburguesas de las fotos son de 350 grs, y no sé lo que os parecerán pero cuando te la ponen delante piensas "Pfff, pues vaya. Esto me lo ventilo yo en un pispás" Nada más lejos de la realidad. Los primeros bocados, ávidos de probar estas famosas hamburguesas, pasan  rápido y pronto se convierten en algo más tedioso, sin llegar a cansar. Resumiendo, te va a costar acabarlo, más si has pedido algo de entrante, estás bebiendo cerveza y piensas ya en el postre.

Hamburguesa Brooklyn

He visitado este restaurante en dos ocasiones y no pudieron ser más diferentes en cuanto a mi opinión de sus hamburguesas. La primera vez creo recordar que fue un sábado, habíamos reservado para el primer turno (20:30) y la gente ya hacía cola fuera del local esperando a que abrieran. Cuando nos sentaron en nuestra mesa pude ver la cocina a través de un cristal que ya han suprimido, como se estaban medio cocinando las hamburguesas de diferentes tamaños. Es por esto que cuando me sirvieron mi hamburguesa la noté bastante seca, vale estaba buena de sabor pero para nada jugosa. Y esto me hizo dudar mucho de la fama que tenía New York Burger. Es posible que no pase siempre, pero ese día desde luego la carne estaba recalentada en la parrilla y no me supo buena.

Hamburguesa Estatua de la Libertad

Mi segunda experiencia fue mucho más positiva, no sé si porque elegimos un día entre semana o porque esa mala práctica que he contando antes ya no se lleva a cabo, pero la hamburguesa estaba realmente jugosa, nada que ver con la anterior. Y elegí exactamente el mismo tamaño en las dos ocasiones. Así que mi opinión mejoró sustancialmente.

Un aspecto negativo que no quiero dejar pasar es cuando pedí un tinto de verano para beber. El camarero me advirtió que no tenían vaso de tinto de verano, sino que era jarra. Miré a la mesa de al lado y vi una jarra de cerveza de más o menos medio litro y le dije que vale, que en jarra porque entre los hielos y tal no iba a ser tanto. Mi sorpresa fue cuando apareció con una jarra de 1 litro por lo menos!! Y claro pues se quedó como por la mitad. Dos cosas aquí:
  1. Si puedes echar tinto de verano en una jarra de 1 litro ¿te es tan difícil ponerlo en un vaso normal?
  2. El camarero debería de haberme advertido de la capacidad de la jarra, porque no es muy normal que una persona se beba 1 litro de nada para acompañar una cena.


Vista de perfil

Además de hamburguesas también disponen de algunos sándwiches y carne a la brasa como por ejemplo solomillo o costillar. Son 4 o 5 platos en cada sección pero al menos si alguien no quiere hamburguesa puede elegir cualquier otra cosa. Ah! Y también ensaladas.

Los postres merecen una mención especial puesto que como todo buen restaurante americano que se precie dispone de una buena relación de tartas, pasteles, helados, etc. Todo light vaya! Aquí os dejo con una selección que consta de: 
  • Cheese Cake con dulce de leche
  • Brownie
  • Carrot Cake
  • Cookie
Todos ellos muy buenos!! De hecho, los que menos me llamaron la atención podrían ser el brownie y la cookie. Yo me decanto por la tarta de zanahoria como ganadora absoluta.


Los Postres

Ya para finalizar, en las dos ocasiones que he estado en New York Burger tengo que destacar que el servicio ha sido siempre muy rápido. También es necesario que sea así para poder garantizar los turnos de reservas que tienen. Como conclusión: si quieres una buena hamburguesa no te vas a equivocar, el único pero que le pongo es que tienes que ir siempre con reserva previa. O al menos es la impresión que me he llevado yo.

Eso sí, para gusto los colores, pero yo me sigo quedando con la hamburguesa del Alfredo's. Pero andan las dos muy muy cerca.

Dirección - TeléfonoC/ General Yagüe 5, Madrid - 917 703 079 - Web

Puntuación sobre 10 puntos:
  • Variedad de la carta: 7
  • Calidad de la comida: 8
  • Originalidad de la comida: 7
  • Servicio: 9
  • Decoración del restaurante: 6
  • Situación: 8
  • Calidad / precio: 7
  • TOTAL: 8

2 de enero de 2013

El Pato Mudo

Iniciamos este 2013 con una nueva crítica de un restaurante que visitamos hace tiempo. Hacía bueno porque cenamos en la terraza... El Pato Mudo es un restaurante que pertenece al Hotel Tryp Diana situado en el barrio de la Alameda de Osuna, en Madrid, muy cerca de Barajas.



Es un sitio especialmente recomendable para ir a cenar en verano puesto que la terraza es bastante grande y muy tranquila. La decoración del restaurante es elegante y el servicio ha sido siempre muy eficiente las dos veces que he estado.

Interior del Restaurante. Foto obtenida de la web del Hotel
Se puede reservar mesa en El Pato Mudo a través de la web de El Tenedor y casi siempre suele ofrecer un descuento del 50% en carta si se piden un primero y un segundo o un segundo y un postre por comensal. Me parece que es una oferta muy interesante puesto que cualquiera de esas condiciones se cumplen en la mayoría de ocasiones. Además esta oferta es válida para cualquier día de la semana ya sea comida o cena, exceptuando el domingo a la hora de comer.

Terraza del Restaurante. Foto obtenida de la web del Hotel
La carta es bastante extensa y con platos que llaman la atención. Tienen como especialidad los arroces, aunque no hemos tenido la oportunidad de catarlos. Lo dejamos para una próxima visita. Empecemos con los entrantes.

Ensalada de parmesano y jamón ibérico
Me vais a disculpar puesto que no me acuerdo bien el nombre de los platos tal y como venían en la carta, pero se hará un intento para recordarlos, aunque las fotos son ya bastante explicativas por sí solas. Para empezar pedimos una ensalada de parmesano y jamón ibérico, que además de estos ingredientes venía sobre una cama de tomate en rodajas. La ración era generosa y la calidad bastante buena. Además la presentación del plato resultaba muy llamativa.

Pulpo con cachelos
El segundo entrante que pedimos fue una ración de pulpo "a la gallega". Lo pongo entre comillas puesto que no recuerdo bien el nombre del plato, no es despectivo en absoluto. Como se puede ver en la foto la ración es abundante para lo que suelen ser las de pulpo y la salsa con pimentón no resultaba para nada fuerte. La patata, que muchas veces vale más que el pulpo, estaba bien cocida, a la altura del plato.


Solomillo de Choto con salsa de boletus
Pasamos ya a la parte de los platos principales. Yo me decanté por un solomillo de choto con salsa de boletus. La calidad de la materia prima no estaba mal aunque todavía no he encontrado sitio que supere a La Chimenea en este aspecto. Lo pedí al punto, y es posible que estuviera un poco más hecho de lo que a mí me gusta. Voy a empezar a pedir las cosas muy poco hechas. La valoración general del solomillo fue más que correcta.

Chipirones a la Plancha con su Tinta
Seguimos con unos chipirones a la plancha con su tinta, a todas luces el plato ganador de los elegidos esa noche. De nuevo, la ración era más que generosa para una persona. Tenía también cebolla caramelizada y una cama de verduras. Poco más que decir, un acierto absoluto.


Magret de Pato
Pasamos a otro segundo plato, un magret de pato. Creo recordar que en la carta aparecía con una salsa de frutos rojos, pero como la comensal es celíaca no quisimos arriesgarnos por si la salsa se había espesado con algún tipo de harina. En su lugar lo sirvieron con unas verduras a la parrilla. Muy bien también.

Bonito a la Plancha
Terminamos con el que quizás fue el plato más flojo de toda la cena, un bonito a la plancha. La ración era bastante abundante pero el bonito estaba demasiado pasado y resultaba seco, es difícil que acierten en los restaurantes con el tiempo de cocinado en este tipo de platos. La presentación del plato, muy bien. En realidad todos estaban muy cuidados y no desentonaban con el resto del ambiente.

Ya para los postres dejé de hacer fotos, simplemente comentar que pedimos una macedonia de frutas (muy recomendable) y creo recordar que alguna tarta o fue un brownie? Es lo que tiene intentar escribir de algo que ha pasado hace meses.

Como conclusión; El Pato Mudo fue un sitio que me sorprendió muy gratamente debido principalmente a la calidad y presentación de la comida, el servicio y el ambiente. Además como he comentado suele haber la oferta del 50% a través de la web de El Tenedor, con lo cual el precio es más que razonable. Nosotros salimos justo a 20 €/persona habiendo pedido 2 entrantes, 4 platos principales, 2 postres y una botella de vino. Quizás la zona no te venga de paso a ningún sitio, pero mi opinión es que merece la pena el paseo.

Dirección - TeléfonoC/ Galeón 27, Madrid - (Web El Tenedor)

Puntuación sobre 10 puntos:
  • Variedad de la carta: 7
  • Calidad de la comida: 8
  • Originalidad de la comida: 8
  • Servicio: 9
  • Decoración del restaurante: 7
  • Situación: 5
  • Calidad / precio: 9 (con la oferta del 50%)
  • TOTAL: 8